ARTÍCULO COMPLETO

  • ¿Es Rubén Darío realmente un autor universal?

    marzo 19, 2018 en

    Conversatorio organizado el 8/junio/2017 por el Centro de Investigaciones Lingüísticas y Literarias (CILL) en la UNAN-Managua.

     Víctor Ruiz (Moderador):-  El día de hoy vamos a tener un conversatorio sobre uno de los temas más polémicos sobre Rubén Darío, como es su universalidad,  para eso tenemos la presencia de cuatro invitados. Por orden tenemos al profesor Ignacio Campos Ruiz que es doctor en literatura y maestro de literatura, también del departamento de español; nuestro director profesor Roberto Aguilar; una persona bastante conocida también del Departamento de español como es, Iván Uriarte, doctor en literatura, especialista en Darío, especialista en Don Quijote de la mancha, maestro del Taller Literario. También tenemos al profesor Javier González Blandino es maestro del taller literario, maestro del departamento de español. Ellos cuatro van a dialogar sobre la universalidad de Darío, cada uno tiene una perspectiva sobre este tema: cómo entendemos nosotros la universalidad de Darío. A qué se debe que constantemente se esté repitiendo en todos los medios, por todos los espacios, que Darío es un poeta universal, ¿Qué entendemos por ese carácter de universalidad de Darío? Entonces básicamente esa va a ser la pregunta que los cuatro invitados van a tratar de dilucidar desde su perspectiva crítica, cada quien tiene su propia forma de ver y entender la universalidad de Darío, y esperamos que esto sirva a ustedes como estudiantes para entender un poco más a este poeta relativamente incomprendido en nuestra tradición literaria. También a los maestros para poder dialogar sobre un tema que se elude bastante en las aulas de clases, y a los invitados como una forma de acercarnos más a este poeta, de entender un poco más su propuesta ante la tradición literaria universal, y ver de qué manera entonces tendremos este tema tan polémico como es la universalidad de Darío. Entonces la primera pregunta que vamos hacer es ¿qué podemos entender por la universalidad de Darío? Vamos a empezar con el profesor Roberto Aguilar, y cada participante va a pedir la palabra para dilucidar este tema de la universalidad de Darío.

    Roberto Aguilar:- Buenas tardes estimado público, estudiantes, maestros, compañeros de la mesa. Bueno, la pregunta que plantea Víctor yo la entiendo de una manera más sencilla: ¿Es Darío universal o no? Esa es la pregunta debatible, para algunos Darío podría no ser universal  porque no está suficientemente traducido a otras lenguas, porque no es conocido en otros ámbitos que no sea el mundo hispánico. Para otros sí Darío es universal por la voz fundadora de una tradición literaria que todavía está en proceso. Entonces como que se tratara de tomar partido. El problema reside en el concepto de universalidad, es decir, cómo entender la universalidad, qué es universal y qué no lo es. Cuando hablamos de universalidad estamos hablando inevitablemente de la hegemonía de una nación o de una cultura sobre otras que son marginales, sobre otras que son periféricas para ellas. Entonces, desde el momento en que ni Nicaragua, ni ningún país latinoamericano tiene una posición hegemónica sino que forman parte de la periferia, entonces tal vez sociológicamente podríamos decir eso explica que Darío no sea universal, porque está condenado de momento a la periferia; sin embargo por el relativismo de ese concepto de universalidad, yo pienso que tal vez es un poco prematuro preocuparse sobre qué tan universal es Darío. Pues para nosotros los hispanos, los latinoamericanos, Darío es suficientemente universal porque en su obra, en verso, en prosa, están registrados prácticamente todos los elementos fundamentales de nuestra forma de ser, de nuestra forma de sentir, entonces en términos relativos yo pienso que Darío sí es universal, como era universal Homero en la antigua Grecia, cuando Grecia era solo un puntito y que no tenía repercusiones. Su cultura, por ejemplo, lo que sucedía en Egipto de lo que sucedía en la China milenaria, pero para los habitantes del mediterráneo antiguo Homero era lo suficiente universal, porque reflejó de alguna manera el espíritu griego. Hoy Darío para nosotros es tan universal como lo era Moisés para los pueblos semitas, antes de la llegada del imperio romano y antes de la expropiación del cristianismo, como doctrina dominante. Entonces, pienso, en principio, que Darío es universal para todo este ámbito cultural que rodea el mar Caribe y que es la literatura hispánica y, en algún momento, porque los grandes autores están cobrando actualidad o poniendo actualidad al tiempo, en algún momento el tiempo dirá si resiste la prueba de esa universalidad por los valores que transmite, es lo que diría para empezar, no sé si Iván, Javier, Nacho están de acuerdo con mi perorata.

    Iván Uriarte:-  Hola, buenas tardes. Yo creo que se puede decir eso y más. En primer lugar es importante que pongamos sobre la mesa que el primero que se ocupó de este tema de una manera sociológica, específica no obstante, que no era sociólogo, sino historiador, fue José Coronel Urtecho. En su trabajo muy conocido: “La introducción al tema de la universalidad de Nicaragua”. Ahí Coronel Urtecho tiene una tesis muy interesante y a su vez difícil de demostrar, sin embargo, los estudiantes que elaboran tesis con sus tutores podrían aventurarse a debatirla. Entonces, Coronel partiendo del planteamiento de que en Nicaragua ha existido el más completo mestizaje compuesto de español, indio y  negro, lo cual se refleja en el temperamento nacional del nicaragüense. Y es aquí, en este ensayo, dice Coronel, que a partir de este mestizaje indio, negro y español, que se llevó de una manera intensa y equilibrada en Nicaragua. Entonces, dice que en Rubén Darío se produjo una armonía superior, gracias a este mestizaje, por esa fusión de sangre española, indígena y africana. En Rubén Darío, dice, se produjo una armonía superior, un feliz equilibrio de mestizaje, de ahí viene la inclinación universalista del nicaragüense. Ahora bien, el hecho de que Rubén Darío fuera nicaragüense determinado hasta cierto punto, afecta solo a Darío haya sido nicaragüense y no solo a Darío, sino a todos los nicaragüenses, porque no hay que olvidarse que Darío fue el primer poeta importante, no solo de Nicaragua sino de Centroamérica, es sinceramente algo que no había existido, es decir, en el mundo de la colonia y en los años de independencia. Entonces el hecho de que Rubén Darío fuera nicaragüense hasta cierto punto afecta Nicaragua y a su influencia, en el sentido de una mayor conciencia de nuestra propia universalidad.

    Dice Coronel:”Es con Rubén Darío que la poesía nicaragüense adquiere a un mismo tiempo conciencia de sí misma y de su propia universalidad”. Y entonces Coronel hace una especie de afirmación que ha tenido muchísima proyección en serio y en broma. Afirma Coronel que” la poesía es hasta ahora el único producto nicaragüense de indiscutible valor universal no sujeto a las contingencias de un estado” Esto no es cierto, por ejemplo, Carlos Martínez Rivas no está en el marketing y Ernesto Cardenal sí está en el marketing, cuando el que debiera estar en el marketing es realmente Carlos Martínez Rivas. Entonces les repito que la poesía es hasta ahora el único producto nicaragüense de indiscutible valor universal y que si alguna admiración despierta Nicaragua fuera de su frontera, no se la debe a otra cosa que a la poesía. También decía Pablo Antonio Cuadra en una frase célebre que Nicaragua usualmente se medía en kilómetros cuadrados, pero en realidad, se podía medir en versos. Entonces, yo pongo estas dos afirmaciones que me parecen interesantes porque en todo ese ensayo Coronel afirma la universalidad del nicaragüense, que incluso Pablo Antonio llegó afirmar que el Robinson Crusoe de Daniel Defoe, ahí estaba inspirado en un nicaragüense que vivió en esa isla donde se desarrolla, es decir, por Suramérica al lado de Chile, era un miskito que había sobrevivido solo en una isla, que esas noticias llegaron hasta Inglaterra e inspiraron a Daniel Defoe. Esa es la tesis de Pablo Antonio del nicaragüense para referirse al aspecto universal de Darío, había que referirse primero a la universalidad del modernismo, y después centrándonos en nuestro poeta considerando entre muchos, dos aspectos: su visión del mundo; el segundo: la trascendencia de su poesía en la cultura occidental y ahí.

    -Ignacio Campos Ruiz:– queridos estudiantes gracias por su presencia. Voy a referirme a dos maneras de conseguir la universalidad, en primer lugar tiene que ver primero con lo ya planteado de algún modo por el profesor Roberto, la instancia que tiene que ver con trascender fronteras es la idea de universalidad en el sentido de que esto equivale haber sido traducido a muchos idiomas, además de haber sido leído por receptores de distintos sectores y condiciones. Esto se conoce como universalidad externa. Uno de los más apasionados en el estudio de Rubén Darío es Jorge Eduardo Arellano, en uno de los trabajos del 2015 planteaba que por lo menos en trece idiomas ha encontrado las traducciones a esas lenguas, y habla del Alemán, Árabe, Búlgaro,  Croata, Chino, Checo, Danés, Búngalo, Japonés, Portugués, Rumano, Ruso, Sueco. En otro trabajo con posterioridad Arellano da a conocer por lo menos seis antologías con traducción al francés, incluso destaca una traducción que está en línea de la autobiografía y que la pudimos haber constatado. Un autor que tal vez no suena familiar So Yu Wan en su artículo del 2015 también titula un trabajo “Recepción e influencia de la literatura hispanoamericana en Corea”, él lamenta que las obras del nicaragüense fueron presentadas solo de vez en cuando por los hispanistas coreanos debido a los escasos acercamientos a esos períodos de la literatura hispanoamericana, sin embargo, lamentaba de que poco se había publicado y él se encargó de publicar en 2012 por primera vez un poemario en forma de antología. Habían otras publicaciones pero esporádicas. El escritor de Letonia, Leo Brenis ha traducido poemas de Darío y da cuenta de la traducción al Letón de textos del nicaragüense después de haber ido a Cuba y haberse encontrado con una antología de la poesía de Rubén Darío de 1962. Entonces, aquí nos hemos referido a la universalidad externa, pero también podemos referirnos a la universalidad interna, que esta se refiere al arsenal de recursos, técnicas, estrategias, temas, sobre todo lo incorporado y proyectado en ese diálogo intertextual. Recordemos que la intertextualidad permite esa movilización del discurso de las voces a través del tiempo y el espacio empleando la palabra. De hecho, el profesor Iván Uriarte nos ha dado muestra en algunos trabajos que ha publicado. A partir de ahí, de esa universalidad interna, podemos ver como Darío se viene proyectando en una cantidad de voces, de discursos en distintos autores y va más allá, incluso de proyectarse no solo en discursos escritos, lo vemos también en imágenes en otras formas también artísticas. Entonces, esto tiene que ver con temas y tiene que ver con visiones, puntos de vistas, con creencias, con comportamientos, actitudes humanas, valores, con todo ese mundo, ese ámbito de la vida que es bien amplio con sentimiento, con angustia, con todo eso tiene que ver. Además cómo habló o escribió, es decir, con qué recursos, mecanismos y estrategias lo hizo. Al respecto retomo lo dicho por el profesor Uriarte, en cuanto a lo mencionado por José Coronel Urtecho, sí, ahí hay un esfuerzo por Coronel Urtecho de asociar a Rubén Darío con la universalidad del nicaragüense: lo vincula con la lengua, cómo el español ha trascendido a través de, o como la obra de Rubén Darío y de otros autores han trascendido a través de la lengua. Asimismo, Coronel Urtecho habla de que el paradigma de nuestra universalidad está en su forma más pura en la obra de Rubén Darío, esto además está asociado con la capacidad de tener conciencia de sí mismo y de su propia universalidad. En otras palabras, Coronel Urtecho parte de la idea de que Rubén Darío tenía conciencia de esa universalidad que él estaba gestando a través de la producción poética. Algo que me llamó la atención en leer en algún momento el texto de Urtecho es que se refiere a la universalización de su experiencia vital, y yo creo de que en ese sentido ya estaríamos hablando a lo mejor de una tercera forma de universalidad, porque no se trata solamente de los temas que son universales y del repertorio de elementos, recursos, para transformar una lengua poética sino que también con ese sentimiento hondo, profundo que pudo imprimirle a su obra. Nosotros lo vemos en cómo actores y actrices pueden desempeñar un papel importante, pero ¿quiénes lo desempeñan de manera exitosa, extraordinaria? Darío tuvo (y en esto coincide mucho con José Martí) en cuanto a que el sentimiento debe de nacer de uno  mismo, debe de nacer del escritor, no debe de pedirlo prestado a propósito de cuando se cuestionaba a Darío no haber ganado las rimas de un concurso de Bécquer y él dijo, es que el sentimiento es el que yo imprimí, y no imito el sentimiento. Y José Martí cuando se refería a su poemario decía, lo que he escrito aquí a nadie se lo he pedido prestado, nacen del corazón. En ese sentido hago la relación con Historia de mis libros y ahí Darío parece reconocer esto que acabo de expresar y dice: “y el mérito principal de mi obra, si alguno tiene es una gran sinceridad, el haber puesto mi corazón al desnudo, el haber abierto de par en par las puertas y ventanas de mi castillo interior para enseñar a mis hermanos el habitáculo de mis más íntimas ideas y de mis más caros sueños”. Cuando leemos a Darío es increíble ver cómo imprime a sus textos un sentimiento muy profundo, y yo creo que ahí está parte de la universalidad de Darío, lograr trasmitir lo que el ser humano puede pensar, puede sentir y mucho dice el poeta de aquellos que no pueden expresar con palabras sus sentimientos y vivencias.

    Javier González Blandino:- Buenas tardes, agradezco la presencia de los estudiantes y demás asistentes. Creo que me toca ser breve, entiendo la posición del profesor Aguilar, Darío es universal, por sobradas razones, en el sentido de que todas las temáticas humanas de su época. El problema es el uso indiscriminado que se hace de esa palabra, porque cuando se dice universal es como que Darío es un poeta transversal en la cultura occidental y Darío no pasa más allá del ámbito de la lengua. Yo entiendo que cuando nos tocan el tema de Darío todos entramos en crisis porque es nuestro gran patriota. Sin embargo, estoy de acuerdo con lo que hablaba el profesor Ignacio de que Darío tiene que ir más allá  de los límites de la lengua española. Y todo esto no es culpa de él, sino una responsabilidad nuestra porque no hemos logrado crear traducciones que estén a la altura del original. La universalidad de Darío, entonces se pone en riesgo porque no hay traducciones dignas, al menos al inglés. Esteban Echeverría que es un estudioso importante, decía que no han sido aceptadas las traducciones de Darío al menos al inglés que es una lengua universal. Entonces cómo esperamos que Darío sea universal, si lo primordial que es una traducción decente de su poesía no existe, y han habido intentos, pero coincido con lo que expresa también el profesor Roberto, tiene que ser un gran escritor, no en lo académico, sino un poeta que se interese, como las traducciones que se han hecho de Fernando Pessoa o de Cesare Pavese, por citar algunos ejemplos. Es decir, un poeta de altura que se interese en nuestro Darío y lo traduzca, o redescubra. Segundo, estoy de acuerdo con las citas que refería el profesor Uriarte, pero son citas locales, es decir, no dejamos de salir del barrio. Darío sigue siendo leído y comentado dentro de nosotros, yo esperaba escuchar citas, apreciaciones y elogios a Darío de estudiosos de otras lenguas; ahora no es que tenga complejo con el español, lo que pasa es que el español ni siquiera es una lengua científica, como decía el profesor Roberto, somos una periferia de la periferia y queramos o no, esto tiene que ver con las reglas del juego, y tiene que ver con un aspecto económico….

    Iván: pero eso no está relacionado con el aspecto poético estrictamente…

    Javier: pero eso no lo decidimos nosotros, Iván, es una cuestión de cultura, y ¿cuáles son las culturas universales? ¿La alemana, la francesa, la norteamericana?

    Iván: Pero el Siglo de Oro Español es suficientemente universal. De él estudian a Calderón, a Cervantes, a Lope de Vega, quizás estás reduciendo demasiado la universalidad…

    Javier: No, no, no, es que no es a mí que me tenés que convencer. Yo estoy claro de eso. Y para finalizar mi intervención breve es que, lo que a mí me preocupa es que cuando hablamos de Darío universal, sí es universal sí, dentro de la apreciación que ha hecho el maestro Leal, no podemos cuestionar la universalidad de Darío porque el hombre tocó todas las grandes pasiones humanas como la nuestras, que va desde el miedo a morir, al erotismo, hasta el catolicismo, pero mi preocupación es cuando afirmamos que Darío es universal y asumimos que está consumado, no hay nada más qué hablar de Darío, si vos te a través a decir que Darío no es universal te mandamos a la hoguera, y no, la tarea por Darío apenas está empezando, hay que releer a Darío, hay que desmontar a Darío, porque Darío ya está en la galería de los próceres de la especie humana, no no, no, ahí está todavía el Darío inédito, y la tarea y la responsabilidad de divulgar a Darío hacia otras culturas es nuestra, de académicos, lectores, escritores, poetas.

    -Víctor Ruiz: me gustaría hacer una pequeña apreciación de los diferentes puntos de vista que han tenido aquí los panelista. Primero se partió de la pregunta ¿es Darío universal? Universalidad, en eso cada uno dio su apreciación, digamos acudiendo a la experiencia que tienen como lectores de Darío, pero todavía cada una de esas apreciaciones está muy limitada desde el punto de lo universal. A mí me parece o me gustaría hacer esta crítica para que ustedes comenten, digamos, porque varios críticos han cuestionado el carácter limitante de la universalidad, por ejemplo. De momento no existe o por lo menos yo no conozco un criterio de considerar universal a un poeta a partir de su comparación con la literatura, de los grandes de la literatura, como decía el profesor Roberto: Darío es universal porque abordó quizás los temas que Homero o que de alguna manera representó la voz del nicaragüense o la voz del poeta nicaragüense en la tradición. Por otro lado, la crítica que se le ha hecho a lo que el profesor Iván abordó es que es una mirada muy limitada, porque al fin y al cabo lo que hicieron los vanguardistas fue simplemente  utilizar a Darío para legitimizar su idea de la identidad nicaragüense; de esta manera es lo que entendía cuando leía a José Coronel Urtecho. En ese sentido sigue siendo muy limitado el carácter universal de Darío, tratar de entenderlo como el más internacional o el más nacional de los poetas, porque de alguna manera representa nuestra identidad. Me parece que también se le puede hacer una crítica muy dura a eso que dijo José Coronel Urtecho, porque me parece que ahí la figura de Darío está utilizada, está sirviendo para justificar precisamente su política de identidad nicaragüense. Por otro lado, me parece que el hecho de estar cuestionando de que si Darío es universal porque trasciende la lengua yo no lo creo pues, no estoy tan de acuerdo, porque si nosotros leemos a Baudelaire, por ejemplo, Baudelaire traducido no es ni la mínima parte de lo que es Baudelaire en francés, entonces yo creo que sería muy injusto tratar de entender lo universal de Darío a partir de las traducciones que se han hecho a otros idiomas, porque sabemos que lo más que se pierde en la traducción es la riqueza del lenguaje, nada eso se puede traducir, y a ¿dónde está la riqueza de Darío? muchas de sus riquezas están precisamente en el lenguaje, en la forma que él encontró digamos por explotar las posibilidades expresivas del idioma, entonces esas son críticas que se han hecho a las posiciones de este carácter universal. Entonces, me gustaría que me respondieran a esa crítica que, ya la hizo Octavio Paz, que ha hecho, por ejemplo, Leonel Delgado Aburto a partir de su libro y cuestionando la idea de la identidad de los vanguardistas, y ya dijo Octavio Paz el hecho de que sería muy injusto considerar a Darío un poeta muy latinoamericano por el hecho de no trascender el idioma.

    Roberto Aguilar Leal: Yo creo que en el caso de la universalidad, estamos hablando más de una aspiración que de un hecho. En el caso particular de Darío y de toda su descendencia literaria en América Latina. El problema con Darío es que desde sus años tempranos de producción se le exigió cargar en sus espaldas la tarea titánica de hacer visible a un continente que había estado estancado, aislado, invisibilizado durante tres siglos y medio. Una de las primeras cosas que se le echó en cara a Darío fue el de no ser el poeta de América, la gran acusación que le hizo José Enrique Rodó, porque siempre se ha querido que Darío cargue en sus espaldas esa aspiración que existe en nosotros desde Simón Bolívar hasta la fecha. Por otra parte, yo creo que estamos aquí hablando de universalidad, realmente estamos pensando en internacionalización, es decir, porque Darío no es tan internacional como nosotros quisiéramos que fuera y, repito lo que les dije desde el principio, tiene que ver con la posición hegemónica o periférica que ocupe el lugar en el que se desarrolló la obra de ese autor. Es decir, Darío no es tan internacional por la misma razón de que Bob Dylan sí lo es, y Carlos Mejía no lo es. No nos imaginamos que algún día propongan a Carlos Mejía como candidato al Premio Nobel de Literatura pero sí lo hicieron con Bob Dylan, claro Bob Dylan aunque sea un poeta contestatario pues está en el centro del mundo ¿no? Entonces, algo parecido pasó con Darío. Ahora, para que un artista se internacionalice a esos niveles, yo pienso que el único árbitro que puede dar la última palabra es el tiempo, podemos citar mil nombres de autores universales que esperaron siglos y milenios para internacionalizarse y ser universales; Aristóteles pasó siglos sin ser conocido.

    Tenemos que pensar y que aceptar que seguimos amarrados a la periferia es decir, que no hemos podido elevar el ancla pero cualquier atado a esa condición a la que nos condenó Cristóbal Colón, cinco siglos atados a la periferia. En segundo lugar, medir la validez del arte, de las ideas de Darío en función de la cultura en construcción, que es la cultura latinoamericana, todavía dos siglos después de las independencias seguimos debatiéndolo en ese gran problema que no tienen los europeos, ni siquiera los norteamericanos: ¿Quiénes somos? ¿Cuál es nuestra identidad? Entonces, yo creo que la lengua y la doctrina estética encabezada por Darío de alguna manera,  permitió que conozcamos cómo hemos ido avanzando en nuestros orígenes. Creo que hay que darle al tiempo esa oportunidad de decidir sin escatimarle a Darío. Ahora recordemos que además de todo lo que hemos dicho, hemos estado condenados desde hace cuatrocientos o quinientos años a pensar como europeos, sin ser europeos, sin ser aceptados por europeos. Es decir, esa mentalidad eurocéntrica también a Darío le afectó, porque Darío tenía una mentalidad eurocentrista a pesar de su americanismo posterior, entonces son muchos lastres de los que tenemos que ir liberando para valorar la validez y universalidad no solo de Darío, sino de otros autores además de Darío no.

    Ignacio Campos Ruiz: Yo mencioné anteriormente dos formas de concebir la universalidad, pero puede ser que lo que esté aquí en las bases de este tema sea tal vez la crisis teórico-conceptual. Fernández Retamar platena, apoyándose de Alfonso Reyes, cómo hemos dependido de las teorías literarias para poder examinar, revisar, criticar nuestra literatura y el concepto universal, no obstante ahora, tiende más a ese universalismo en la imposición de un criterio eurocentrista y, digamos, uno de sus representantes, Harold Bloom, nos había impuesto sobre la literatura mundial. Entonces, yo creo que la situación teórico-conceptual sí es importante retomarla en la crítica literaria para poder revisar más o menos temas como este que no tiendan a forzar la interpretación, como bien decía uno de los compañeros, como ver una diferencia férrea ante el Darío que no sea universalista. En ese sentido, ha pasado mucho tiempo y puede que la mirada hacia nuestra literatura, incluso, nicaragüense cambie, y sea necesaria verla desde otra perspectiva.

    Iván Uriarte: yo me refería a Coronel Urtecho como el primero que había planteado el problema, no como alguien que realmente haya dicho lo concreto y lo académicamente aceptado, pero sí él fue el primero en hablar de la universalidad de Darío a partir de una tesis bastante peregrina, sin lugar a dudas. Yo creo que la universalidad de Darío es un poco chauvinista de nosotros los nicaragüenses. Darío es universal desde el momento en que a los siete años abrió el cofre del coronel Rodríguez Madreguil donde se encuentra con la Biblia, las Mil y una noche, Moratín, etcétera, pero sobre todo esos dos libros: la biblia, que todo mundo lee; y Las Mil y una noches, todo el oriente. Desde ese momento Darío tiene una visión universal tanto de la literatura de origen española, como la literatura oriental, incluso hay un libro reciente sobre el Orientalismo en Rubén Darío, sobre todo en sus primeros poemas. La cuestión de la universalidad se plantea en muchísimos grandes poetas más, por ejemplo, Rilke es un poeta universal verdad, sin embargo es un poeta a nivel europeo y lo leemos en español con mucha dificultad y Darío, traducido al francés, suena a un mediocre Víctor Hugo, a un Lamartine de segunda categoría ¿por qué?, porque toda la poesía de Darío venía del francés, y dado que su ritmo procede del este idioma, al volver a la fuente, hay un fenómeno ahí realmente de desastre. Por otra parte, el inglés es una lengua que no tiene acento, en cambio, el español es una lengua plenamente acentuada. Entonces, Darío suena seco en el inglés. En este sentido, lo ideal no es preocuparnos por la universalidad de Darío, sino por leerlo para así conocer la proyección que tiene. Porque el gran defecto que tenemos los nicaragüenses es que hablamos de Darío pero no lo leemos.

    Javier González Blandino: Bueno, a manera de conclusión, Darío es universal en una lectura, en la lectura que él abordó la temática universal desde el existencialismo hasta el erotismo pagano. A lo que quería llegar es a lo siguiente, el profesor Víctor citaba algo que no cabe, él dice Baudelaire no tiene pocas traducciones, por supuesto porque él escribió en francés, queramos o no queramos. No es lo mismo leer a Baudelaire en francés porque él es francés, eso es una jerarquía queramos o no. Tenés que aprender francés para leer a Baudelaire, pero no veo a nadie aprendiendo español para leer a Darío, o sea no funciona la conversión y no es que lo celebro, pero me apesara que sean así las cosas. Tercero, Jorge Eduardo Arellano, estoy de acuerdo con él, que hace un inventario de las traducciones, seguro cada semana va ir apareciendo una nueva y así sucesivamente, aunque ninguna tenga calidad, pero van a ir apareciendo las traducciones. Pero eso no es el problema, el asunto no es una cuestión de estadística, es una cuestión de repercusiones. Yo recuerdo que en una conversación con el profesor Aguilar, él decía algo esencial: no es lo mismo que un pelado como yo traduzca (me refiero a mí ¿no?) a Darío, a que venga un escritor de otra lengua, de repercusión y traduzca a Darío,

    Roberto Aguilar Leal: …como Cortázar traduciendo a Poe.

    Javier González: Exactamente, es una cuestión de categoría, que es lo que necesita Darío. Entonces podemos traducir a Darío todos los días, el problema es quién lo traduce. No es lo mismo que venga W. H. Auden y traduzca a Darío, un escritor de lujo. O que Harold Bloom traduzca a Darío.

    Iván Uriarte: Bloom lo ignora en el Canon Occidental.

    Javier González Blandino: Y para cerrar, el problema es lo siguiente, Darío es universal verdad porque tocó todas las temáticas, pero sí necesitamos internacionalizarlo, aunque es una palabra que me incomoda, porque me parece como que se tratara como de hacerlo famoso pero, sí el objetivo es internacionalizarlo, porque hablamos de un clásico, pero además de universal es internacional, ¿por qué no pueden ser las dos cosas a la vez? Entonces, voy a esto, lo que me preocupa es que afirmamos que Darío es universal y vamos a hacer actividades para celebrar su universalidad, entonces en vez de destinar fondos y recursos para llevar a cabo estudios, para traducirlo, para poner a los mejores especialistas de Nicaragua que conocen de arte, para realizar una traducción decente de Darío, pero no, se afirma: vamos a hacer las actividades de la jornada Dariana, y lo que hacen son kermeses, es decir, baile, lectura de poemas, declamación, y eso no es una jornada Dariana eso es una kermés dariana, como las que hacen en los barrios. Eso no abona al estudio de Darío y eso no va abonar, ni hoy ni en dos centurias, a la internacionalización de Darío. Eso es lo que hacemos aquí: declamación de Darío, “Lo faltal, “La sonatina”, “la Marcha triunfal”, un baile folklórico y después la palabra de cierre y se acabó. Pero ¿Dónde están los estudios? Sé que hay que esperar y no impacientarnos, muchos de nuestros autores clásicos como Lope de Vega tomó tiempo, siglos para que se reconociera.

    Iván Uriarte: Shakespeare también.

    Javier González Blandino: Bueno, cierro con eso, pero, hace falta tiempo, pero el primer paso es reaccionar pero, si nos sentamos a celebrar y a tirar cohetes por Darío, ahí no estamos abonando, eso sí es chauvinismo… porque Darío está consumado para muchos.

    Iván Uriarte: Incluso hablar de la universalidad de Darío es chauvinista.

    Javier González Blandino: Hemos hecho un Darío estatua y necesitamos un Darío en movimiento sin personalismos, sin nacionalismos, redescubriendo a Darío puede llegar a ser un camino para internacionalizarlo, lo que necesitamos es que gente de otras culturas, de otros idiomas, que no sea el español, se interesen por Darío y lo haga poner en movimiento, primero nosotros reaccionamos, podemos darnos hacer una camisa con la foto de Darío, pero con eso no hacemos nada, busquemos a otra gente de otras lenguas, de otras culturas de peso que pongan en movimiento el nombre de Darío.

    Iván Uriarte: yo diría que el modernismo no es universal, pero sin el modernismo no se explicaría la modernidad de la literatura, porque los modernistas no son universales. Sin embargo, Darío es el más alto de todos ellos, el que mayor trascendencia ha tenido, porque todos sus libros han resistido los cien años.

    Roberto Leal: Referente a lo que decía Javier en la finalización de su intervención yo estoy de acuerdo en que sí, una de las cosas que le ha hecho mucho daño a la imagen de Darío, más en Nicaragua que en toda Hispanoamérica, es el exceso de celebración, es decir, hemos insistido mucho en celebrar los aspectos más superficiales y más obvios de la obra de Darío y nos hemos olvidado de otros aspectos. La estética modernista se fundamenta en dos grandes pilares: la novedad y la originalidad; sin embargo, la crítica mayormente se ha quedado anclada en la novedad se quiere seguir viendo a Darío como el gran inventor de todo, y se quiere estar viendo que fue el primero en hacer cualquier cosa en el ámbito de la literatura, el primer antiimperialista, el primer poeta universal, Entonces, yo creo que en la medida de ese exceso de celebración y de feria de Darío y su obra se vayan calmando, vamos a irnos acercando más a la origanilidad de Darío mismo. Me estaba acordando sobre esa historia de Gabriel García Márquez de su famoso libro La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada, el cuento “Un señor muy viejo con unas alas muy grandes” Es un ángel que aterriza en un patio lodoso, se convierte en la gran novedad del pueblo. Y le exigían al ángel hacer tantos milagros que al final terminaron maltratándolo y tuvo que partir de nuevo. Creo que nos sucede algo parecido con Darío, porque siempre le estamos exigiendo tantos milagros que se nos pierde de vista lo esencial que podíamos encontrar en su obra para nuestro autoconocimiento.

    Ignacio Campos Ruiz: bien, el ejercicio es interesante en cuanto a que nos dice cómo a veces nos atenemos a un concepto y sobre ese concepto echamos andar todo un ejercicio, todo un pensamiento, todo un análisis. Entonces eso nos dice cómo a veces tenemos que repensar lo que dice algún libro, algún autor para así mantener nuestro propio criterio y no repetir conceptos, pareceres que están subrayados ahí en uno de los textos. Ese Darío que nos habla, y yo les insisto a los muchachos que les doy la clase, es en el texto donde tiene que hablar, yo les digo: hagan lectura y creo que así hacemos los demás, a partir de ahí vamos a encontrar al verdadero Darío. No les interesa si Darío es universal, no. Es ese Darío adolorido, en ese Darío que sufre la angustia de los demás, ese es el Darío que nos interesa, el Darío solidario de Cantos de vida y esperanza. En ese sentido veo que ahí está la muchedumbre que él refería, y “que indefectiblemente tengo que llegar a ella”. Entonces en cada día, en cada ocasión, en cada escuela, ahí va ir surgiendo ese Darío que pretendemos que algún día, a lo mejor, sea así representativo de la cultura mundial. Porque a veces lo universal, la vemos como mundial, como la miss universo cuando concurren varios países; pero bueno, es universal y nadie lo cuestiona.

    Víctor Ruíz: bien, entonces, se han abordado puntos importantes en esta mesa sobre la universalidad de Darío. Precisamente, voy a recalcar algunas ideas que quedaron claras en torno a la universalidad de Darío. Me gustó mucho el hecho de que Iván se haya referido a Darío como ese primer poeta nicaragüense que enfrenta otra cultura y que de alguna manera importa para la cultura nicaragüense otras tradiciones. Yo creo que en ese preciso punto está la universalidad de Darío, en ese trascender la lengua, trascender la cultura y tratar de modernizar la cultura nicaragüense que hasta el momento, se encontraba  muy provinciana. Entonces fue Darío precisamente quien abrió las puertas para que toda esa cultura entre y, básicamente, es el que le transmite a los movimientos posteriores no quedarse viendo solo el ombligo. Es decir, no quedarse en sus mismas tradiciones, no mirar entorno a los  mismos vicios sino ver hacia otras culturas; yo creo que ahí está la universalidad de Darío y no necesariamente en la repercusión que él tiene con otras lenguas. ¿Cuándo nosotros sabemos de poetas que en otros países son considerados universales? ¿Cuánto sabemos de poesía china, cuánto sabemos de poesía árabe?, ¿Cómo podemos nosotros suponer que estos poetas son universales si nosotros no los conocemos? La universalidad de Darío nace precisamente de una visión muy personal de la historia y de la manera en cómo todo esto que hizo Darío trascendió, no en la mente del lector, sino Darío transformó la tradición, le hizo dar un giro de ciento ochenta grados a la tradición literaria, no necesariamente por las traducciones que existan, por las celebraciones que se hagan, yo creo que ahí no está la universalidad de Darío, ahí no se encuentra de que si está traducido en chino, de que si está traducido al inglés, de que si está traducido al alemán, ahí no se encuentra la universalidad de Darío.

    Iván Uriarte: Otra cosa importante, Darío es el primer autor hispanoamericano que vincula la literatura en lengua española con la francesa, y abre un camino donde muchos otros escritores también le siguen.

    Víctor Ruiz: Así es y yo creo que ahí hay que entrever la universalidad de Darío. Bueno, vamos para terminar me gustaría escuchar algunas opiniones del público.

    Público 1: bueno, felicito a cada uno de los participantes que tuvieron la iniciativa de abordad este tema, quería abordar algunas observaciones sobre Darío es decir, nosotros estamos analizando como institución y estamos analizando desde otros puntos de vista y hay que detenerse específicamente en algunas particularidades de Darío. Ya lo decía Jorge Luis Borges, Darío trabajó más textos, renovó cosas como la lengua, la estética y algo que universaliza a Darío no solamente lo hispanoamericano o la línea francesa, sino específicamente también a ese Darío que abarca y retoma muchos autores de la literatura universal y eso universalizó más a Darío porque es un conocedor de muchos autores de Europa, de muchos autores de Asia, de autores de aquí también. Entonces, eso lo hacía universal y lo hace no solamente bajo un efecto universal, sino también globalizador. En ese sentido me parece que Darío tiene mucha importancia y claramente conservó lo que decía Roberto Aguilar Leal su hispanoamericanidad.

    Público 2: Felicidades a todos. Verdad, solo quiero plantear esta pregunta para pensar ¿Si Rubén Darío no fuese nicaragüense, quizá un americano o un español se estaría estudiando aún su universalidad?

    -Iván Uriarte: si Darío hubiese nacido en Inglaterra, sería un poeta conocido en todo el mundo. Nació en Nicaragua primero, un país prácticamente innominado, y sin embargo, su importancia radica en que él nació e hizo una hazaña poética, hizo innovaciones, etcétera. Ahora si él fuera mexicano o argentino, yo creo que es muy importante la nacionalidad, pero no hace totalmente al poeta.

    Ignacio Campos Ruiz: sí ha habido autores, por ejemplo, en España, que lo han elevado a esa rango de universalidad y que a lo mejor no han entrado en un regateo si es o no es, pero lo han aceptado como universal, y de ahí si nosotros medimos, entonces notamos la gran diferencia de cómo todos esos factores económicos, geográficos, geopolíticos, inciden para la imagen de un determinado autor independientemente de sus logros.

    Víctor Ruíz: Muchas veces la universalidad como decían ustedes, depende de la capacidad editorial que tiene determinada cultura, por ejemplo el negocio de las editoriales porque Ernesto Cardenal es más conocido que Darío, Pablo Neruda es más conocido que Darío.

    Roberto Aguilar Leal: Yo creo que también tiene mucho que ver la trascendencia que tiene un autor con los esfuerzos que desde su propio terruño, de su propio país se hagan para profundizar en su obra. Hasta el momento no ha existido en Nicaragua una institución, una estructura crítica que haga más vendible la imagen de Darío como sí lo hacen los mexicanos, por ejemplo Octavio Paz profundizó más en Sor Juana Inés de la cruz. Ella es una poetisa menor, pero Paz escribió un libro voluminoso sobre ella. En cambio, Paz escribió sobre Darío un ensayito muy bueno, “El caracol y la sirena”, pero hasta ahí no más. Lo  mismo sucede en todos los países dependiendo de su desarrollo económico, de su desarrollo social, crean las estructuras que hacen posible vender más la imagen de su autor. Como se hace con el turismo, podemos decir nosotros tenemos destinos turísticos más bonito que Costa Rica, pero Costa Rica los vende mejor, porque ellos venden el país, venden la imagen. Entonces, la situación precaria de Nicaragua desgraciadamente ha sido un país con muchos vaivenes, con pocos  períodos de estabilidad, no ha hecho posible que exista ni siquiera un centro de estudio dariano, un instituto de estudios darianos, que estudie la obra de Darío, que la publique, que le paguen a investigadores profesionales para que se metan de cabeza y rescaten mucho de Darío. Eso sí es un factor, la nacionalidad porque como decía Frank Galich: mientras sigamos en la periferia de la periferia vamos hacer muy poco por rescatar esos valores.

    Víctor Ruíz: Bueno, este conversatorio es uno de esos esfuerzos, poco se ha discutido en Nicaragua de la universalidad de Darío, siempre se ha defendido desde su identidad, siempre se le ha defendido desde su  nicaraguenidad, desde lo político, incluso. Entonces este conversatorio fue un granito a esa discusión que incluso se puede llevar a las aulas, se puede llevar a charlas de mesas, entonces nosotros agradecemos a las personas que nos acompañaron hoy. Al profesor Javier González Blandino, al profesor Iván Uriarte, al profesor Roberto Aguilar, al profesor Ignacio Campos, también a ustedes, que nos han escuchado y por haber participado en todo este conversatorio, muchas gracias.

     

     
     
 
hd film izle